HERNÁN CORTÉS

 

hERNÁN cORTÉSEste año se cumple el 500 aniversario de la conquista y construcción  de Méjico por Hernán Cortés. Entre Alejandro y Napoleón no ha habido nada como esa conquista y esa acción civilizadora.

Coincidiendo con el aniversario,  el Presidente de Méjico Manuel Obrador, ha pedido al Rey de España que se disculpe por ello. Aunque no tiene sangre india sino española. Aunque no es hijo del imperio azteca sino de Europa. Aunque  habla español  y seguramente llevará una medalla de la Virgen de Guadalupe, patrona de Extremadura,  se arroga la representación de  las supuestas víctimas de la conquista de Méjico. Puede que haya   pedido cuentas a su abuelo que era de Santander, pero no hay constancia de ello.

Ramón Tamames ha dicho que Manuel Obrador  tendría  que pedir disculpas por no conocer  la historia del país del que es presidente.  Arturo Pérez-Reverte ha señalado que si el presidente mexicano “se cree de verdad lo que dice” es que es “un imbécil” y si no se lo cree es que es “un sinvergüenza”.

Podía  haber dirigido  otra  carta al presidente de Francia y   haberle exigido disculpas e indemnizaciones por la invasión de 1862-1867, en la que un ejército francés llegó  a ocupar la capital de Méjico. También podía escrito    al presidente de Estados Unidos  para que devolviera l el territorio conquistado en 1848.

No es probable que  haya hecho  ninguna cosa de las dos porque  sabe  que a Washington y París no les gustan las bromas ni las humillaciones, a diferencia de España. Pero, claro, ellos tienen otro tipo de gobierno.

Antes de la llegada de los españoles, Méjico no existía, como no existía España antes de la llegada de los romanos ni Francia antes  de Julio César. Los que allí habían, los aztecas,  habían forjado un imperio militar con las armas propias del neolítico, flechas, lanzas, cuchillos de obsidiana y poco más, pero si poseían una enorme crueldad. Se trataba de un pueblo que practicaba la antropofagia  a los pueblos vecinos, fundamentalmente toltecas y totonacas y  literalmente se los comían. Se calculan  entre 50 y 250.000 los sacrificados y devorados anualmente.

Hernán  Cortés llegó a lo que hoy es Méjico hace 500 años   con 800 soldados. Es obvio que con esa fuerza militar no podía conquistar un imperio de unos tres millones de personas, medio en la capital. El secreto está  en que, a Cortés, que era un genio de la política y de la diplomacia, se le unieron  800.000 hombres, casi todos toltecas y totonacas, que deseaban ser liberados del imperio de Moctezuma.

Cortés no destruyó  una paz idílica sino un imperio salvaje: con matanzas y sacrificios  humanos. La civilización cristiana de Europa que llevó, era incomparablemente mejor que la anterior.

La invasión, como todas las invasiones, fue violenta. Pero se  despojó  a esa sociedad de los sacrificios humanos y de la esclavitud, entre otras costumbres bárbaras y Castilla realizó una reproducción increíble de sus instituciones en los solares del viejo imperio.

Así nació Méjico, que no es hijo del imperio azteca, sino  del virreinato de Nueva España, fundado por Hernán  Cortés.

Defender los gobiernos de los indígenas de América es como defender la sociedad de antes de la era industrial. Los niños trabajando en las fábrica tras  la revolución industrial y la instauración del capitalismo no es precisamente una estampa idílica, pero esa fábricas y el virreinato de Nueva España era mejores que lo que había antes.

Lo más triste es que López Obrador ha sido respaldado por Iglesias y, se supone,  por,  parte de sus votantes.

Enrique Gómez Gonzalvo 26/05/2019 Referencia 371

 

 

 


Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s