EL PROBLEMA NO ES PODEMOS

El problema El problema en España  no es Podemos, el problema  es el Partido Socialista.  Pedro Sánchez, si fuera investido presidente, volvería a traicionar  a España  y a  gobernar  con sus enemigos, que son los separatistas y  los comunistas de Podemos.

Por ello, a la hora de votar en las próximas elecciones,  es lo mismo  votar a Bildu,  al PSOE, al golpismo catalán o a Podemos.  Votar a Sánchez  es como votar a Junqueras, a Torras,  a Bildu o a Pablo Iglesias.  Todo el voto de la izquierda  y del separatismo confluye en Sánchez.

Cuando Sánchez dice  que es la hora  de la política, que el “problema “catalán ha de resolverse mediante el diálogo, lo que quiere decir es  que, si es elegido presidente, se saltará las leyes,  pactará con los catalanes  y se rendirá a los golpistas.  Miguel Iceta y Pedro Sánchez son la misma  m. que diría Felipe González.  Iceta,  líder de los socialistas catalanes ha dicho  que la culpa de la situación en Cataluña  la tienen los gobiernos  anteriores  porque  “fueron incapaces de dialogar” y que la solución solo  llegará a través del diálogo.

A Sánchez le daría igual hacer otras políticas porque no tiene ni criterio ni vergüenza ni dignidad,  pero él y Begoña, Begoña y él quieren volver a la Moncloa como sea.

Pero no es solo Pedro Sánchez. El  Partido Socialista  desde su fundación por Pablo  Iglesias  en 1879, siempre se ha unido al nacionalismo y al separatismo.

La traición actual a España viene de la aprobación en Madrid  el 10 de Mayo de 2006 del nuevo  Estatuto de Autonomía.  Ni  un solo diputado socialista se opuso a su  aprobación. Ni siquiera Alfonso Guerra que ahora ve que se puede romper España.

Dicha traición continuó con Montilla, Presidente del Partido Socialista y de la Generalidad de Cataluña, que   encabezó la manifestación contra  el Tribuna Constitucional por haber  declarado   inconstitucionales 14 artículos del Estatuto de Cataluña.

Cebrián, el histórico director del   diario  El País, cuyas opiniones son intercambiables con las de Felipe González, afirma que  el problema no son los nacionalismos periféricos sino el nacionalismo fanático español. Para  ellos,  todo lo español es malo y todo lo antiespañol es respetable.

Pedro Sánchez, que ha despenalizado los insultos a la Monarquía, no duda en utilizar al rey para llegar a la Moncloa. En su libro que le ha escrito no se quién, presumiendo  de tener relación personal con el rey dice  que, en una audiencia  “el rey y yo nos reconocimos como los que podíamos sacar a España del atasco”. Pedro Sánchez ha mentido.

Los reyes, ni éste  ni el anterior ni ninguno  tienen amigos, no tienen relaciones personales. Si alguna vez ha ocurrido habrá sido por   error, pero no hay constancia de ello. Las actuaciones del Rey han sido siempre constitucionales y en defensa de la unidad de España.

Pedro Sánchez, además de mentir contantemente,  hace un discurso,  dice lo contrario y le da exactamente igual.

Enrique Gómez Gonzalvo  22/03/2019 Referencia 422

 

 

 

 

 

 

 

 


Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s