MUJERISMO  O FEMINISMO TÓXICO

FeminismoLa naturaleza ha establecido diferencias importantes entre los sexos.  Peterson, por ejemplo, dice    que desde   hace 350 millones de años, las hembras langosta eligen a los mejores machos para la procreación mientras ellos pelean por el territorio. De igual forma, los hombres no eligen a las mujeres en base a su estatus socioeconómico y las mujeres sí lo hacen, porque  si eres mujer y vas a estar en posición de vulnerabilidad porque vas a tener hijos, buscarás un hombre competente.

La historia nos enseña que,  al menos desde la revolución agrícola del neolítico, todas las sociedades del homo sapiens han sido patriarcales.  Incluso antes del descubrimiento de América, las poblaciones amerindias sin contacto previo con culturas euro afroasiáticas, ya  lo eran. ¿Y por qué razón se valora más la masculinidad que la feminidad en todas estas poblaciones? La ciencia no puede ofrecernos una razón explicativa indiscutible.

La Civilización occidental, y lo recoge nuestra Constitución, dispone la igualdad de todos los seres humanos ante la ley, de forma que ni las mujeres, ni los  homosexuales, ni los ateos, ni los rubios, ni los morenos, ni los negros pueden tener  privilegios, todos debemos tener los mismos derechos y deberes. Conseguir ventajas morales,  legales y económicas por razón de sexo   es la negación del Estado de Derecho.

Frente a este feminismo, que busca la  igualdad de las mujeres ante la ley, el mujerismo, que así se llama al feminismo radical   de la extrema izquierda y de algunos movimientos sociales,   se basa,  no en la igualdad ante la ley sino en la uniformidad, en la anulación de las diferencias entre lo sexos y en considerar a los hombres culpables por el mero hecho de serlo.  Han  pasado de intentar convertir a las mujeres en hombres a intentar convertir a los hombres en mujeres. Y eso no conviene a ninguno de los dos sexos.

Las feministas radicales piden: “¡Arranquemos a los hombres sus garras y sus colmillos! ¡Hagámoslos blandos, flácidos y femeninos, porque así no pueden hacernos más daño!”

Esas feministas, no ya el piropo, sino el elogio, el flirteo, el coqueteo  normal que se da en todas las especies desde Atapuerca, lo entienden como una agresión.

Es esta una  ideología heredera del marxismo. El feminismo radical es la careta que se ha puesto el comunismo para dominar la sociedad mediante  la ideología de género igual que antes había una ideología de lucha de clases.

El feminismo histórico en España es el  de Pardo Bazán y el de Concepción  Arenal. Es el de la igualdad total de las mujeres ante la ley y la independencia económica para no estar sujeta a ningún hombre, ni padre ni marido. Esto son los principios liberales recogidos en nuestra Constitución.

La primera conquista del feminismo fue el voto  femenino en las Cortes de la República que se impuso gracias a Clara  Campoamor, a pesar de que la izquierda votó en contra, si bien todavía hoy,  en ningún país comunista votan  las mujeres, aunque tampoco lo hacen los hombres.

Enrique Gómez Gonzalvo  09/03/2019 Referencia 386

 

 

 

 

 

 

 

 


Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s