PROBLEMAS ACTUALES EN EUROPA

 

Racismo aleman El mayor  problema de Europa  no es el cambio climático sino  el llamado invierno demográfico que se produce por la baja natalidad. Cuando esto ocurre, la población es  incapaz de reproducirse  por lo que la extinción está asegurada.

Si la tasa de fecundidad continúa en 1,6 hijos por mujer,   en el año 2050 Alemania tendrá  85 millones de habitantes, el 70 % será de edad avanzada y la extinción de los europeos se producirá no mucho después del 2900 y en España y Rusia bastante antes.

Esta situación sólo se puede compensar, a corto plazo, recurriendo a la inmigración. Sin embargo, esta es una solución limitada,  debido a que ninguna sociedad es capaz de asimilar a un número demasiado grande de extranjeros sin que surjan enormes tensiones por los cambios culturales y políticos de la sociedad.

No debe ser tachado de  alarmista, xenófobo o islamófobo el que diga  que a Europa no le faltan muchas generaciones para convertirse en un continente con una porcentaje muy alto de población musulmana, quizá hasta llegar al 51%. El problema es gravísimo pues fueron las inmigraciones las que terminaron con el Imperio Romano.

A largo plazo, la única manera de abordar este asunto es actuando sobre la fecundidad, incentivando el papel reproductivo de las mujeres y sobre todo,  resolviendo los problemas que plantea la compatibilización del trabajo fuera de casa de la mujer con la maternidad.

El comunismo sigue siendo otro gran problema para Europa.  A pesar de haber sido la gran tragedia de nuestro continente durante el siglo XX, Europa no ha erradicado ni condenado el comunismo.   Su gran reserva en el mundo son las universidades europeas. El comunista moderno es como Pablo Iglesias, un profesor o periodista europeo, con pocos estudios,  que no ha trabajado nunca  y que mantiene la idea  que la propiedad es mala y la libertad también y además no existe.  Y su mundo fantástico es el de  la revolución.

La Unión Europea presenta grandes dificultades   para avanzar en el proceso de unificación política. No es la menor el racismo que  el país más culto de Europa, Alemania,  presenta con los países del Sur que considera atrasados por no haber aceptado los valores del protestantismo.  Lo hemos visto en España que ha sido humillada al negarse  la justicia alemana a la extradición del golpista Puigdemont porque, al parecer, desconfían de la justicia española.

El abandono del cristianismo es una realidad. El anticlericalismo en Europa, presente ya en el siglo XIX, con intelectuales liberales y la “izquierda burguesa” dispuestos a reducir el poder del clero en el Estado y en la sociedad, entró en el siglo XX en una nueva fase más radical, cuando se sumaron las nuevas corrientes socialistas y anarquistas.

Europa ha olvidad que lo que ha hecho superior a la cultura europea  ha sido  la educación en los valores humanos del Cristianismo.

Enrique Gómez Gonzalvo  08/12/2018 Referencia 378

 

 


Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s