LA ESPAÑA DE HOY

2018

Somos  una democracia que va a cumplir 40 años, que pertenece a la Unión Europea, con una renta per cápita elevada, con una clase media numerosa que tiene el mayor índice de casas en propiedad del mundo, el 84 %, siendo la media en Europa el 60 % y  donde pasan cosas sorprendentes que no ocurren en las demás naciones de nuestro entorno.

A pesar  que el comunismo ha fracasado en todo el mundo, que no hay comunistas ni en China, que en el Parlamento Europeo   apenas representan el 5,4 % de los escaños,  que en España  nunca ha sido  importante salvo durante la Guerra Civil  y que nunca ha obtenido más del 13 % de los votos, en las últimas elecciones les votaron 5.049.731 personas, lo que representaban el 23 % del electoradoLas naciones europeas, unas tienen gobiernos  liberales que renunciaron al anticlericalismo de los primeros tiempos o gobiernos socialdemócratas que se despojaron del marxismo o gobiernos  democristianos carentes del fanatismo religioso o gobiernos  conservadores  no demasiado inmovilistas, pero no hay tantas personas que voten comunista.

Esos partidos  se pelean  en el terreno político y unas veces se suceden democráticamente en el ejercicio del poder y otras  forman coaliciones, porque todos pertenecen a una misma familia política presidida por la tolerancia.

En España el partido de la izquierda moderada,  el PSOE, es incapaz de pactar con el partido de la derecha moderada, que es el Partido Popular. Prefiere hacerlo con la izquierda radical, con los partidos separatistas,  con los amigos de la ETA y  con los neocomunistas de Podemos  formando  un Frente Popular.

En toda Europa y en cualquier país del mundo se promueve el sentimiento de amor  a la patria, el  culto a la bandera, etc., pero en España si haces eso automáticamente eres facha.

Se  promueve el nacionalismo  regional, pero  no el  nacional, lo que provoca la aparición de los separatismos. Sería bueno que, algún día, al Presidente del Gobierno socialista no le diera vergüenza gritar ¡Viva España!”

Nuestra tragedia es que  la Leyenda Negra, que consiste básicamente en pensar que el paso de España por la historia ha sido  siniestro, aunque ha desaparecido   desde hace muchos años en el extranjero,  persiste en demasiados españoles.

La izquierda española lleva cuarenta años obsesionada con la eliminación de cualquier recuerdo del régimen político surgido de su fracaso en la Segunda República y su derrota en la Guerra Civil. Para ello Zapatero dictó la ley de la Memoria histórica. El objetivo es la construcción de un nuevo relato histórico en el que la derecha quede eternamente condenada por su maldad y la izquierda  aparezca  como la eterna portadora de la bondad y la belleza.

La izquierda odia la idea de España porque, a pesar de los años transcurridos, continúan identificando a España con el bando vencedor de la guerra civil y esa falta de amor es lo que une a los socialistas, con los comunistas y con los separatistas y sucesores de ETA

Por eso en el  Parlamento de Cataluña se recibió con honores a Otegi, terrorista condenado por delitos de sangre, a pesar  que en Barcelona  ETA produjo en el centro comercial Ibercor el 19 de Junio de 1987 un brutal atentado  con 21 personas muertas y 45 heridas.

Tampoco existen en Europa unos medios de comunicación que acepten como éticamente irreprochable a un partido, Podemos, financiado por la criminal y sexista teocracia iraní y la criminal y corrupta dictadura venezolana.

Enrique Gómez Gonzalvo  22/11/2018 Referencia 172


Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s