LA MONARQUÍA Y PODEMOS

imagesLa MonarquiaLa Monarquía  representa la continuidad de la historia de España. Es el pegamento de todas las épocas, con distintas civilizaciones, con diferentes valores. Es  la  heredera de nuestra tradición, de la buena y de la mala  y es el símbolo que representa a 47 millones de españoles o,  como mínimo, a esos  40 millones de habitantes que nos consideramos españoles y estamos dispuestos  a seguir siéndolo y que queremos que  España siga siendo España.

Las experiencias republicanas en España han sido horrorosas. La Primera República terminó con Cartagena bombardeando Murcia y la Segunda en una guerra civil.

Actualmente, cuando se habla en España de instalar la República, no se refieren a una república democrática y liberal, como la francesa o la alemana, sino de reinstaurar la República del 36, la que terminó en una contienda.

El principal argumento de los podemitas es que el rey no ha sido votado como Jefe del Estado, pero es que él no hace política, está nada más y nada menos que para representar a España. Hay un contrato   entre el rey y los ciudadanos  y   si al rey no se le elige, porque está por encima de los partidos, tampoco interviene en la elaboración de las leyes y tiene que se el primero en cumplirlas y, en el caso de la Constitución, hacerla cumplir.

Es importante su papel en las relaciones internacionales, para reforzar la acción del gobierno, difundir nuestro conocimiento, promocionar nuestras exportaciones  dada la globalización de la economía  y  la internacionalización de nuestras empresas. Si bien,  no puede cobrar comisiones como hacía el anterior monarca para su entrañable amiga Corina.

La capacidad de arrastre de   Felipe VI es tal que, tras salir en TV  dos días después del Referéndum ilegal del 1 de Octubre diciendo a todos los españoles que  “estamos viviendo momentos graves para nuestra vida democrática” y  a los catalanes preocupados por lo que está pasando “que no están solos”, un millón de españoles salieron a la calle por toda España  con banderas españolas.

Pablo Iglesias en una fecha no tan lejana como 2013 hacía suya la frase de Robespierre no hay que probar que el Rey haya cometido ningún delito; su mera existencia es en sí misma un crimen” y añadía “si algo está demostrando la llamada crisis financiera internacional es que  lo que valía para el Rey en los tiempos de la Revolución francesa, vale hoy para el capitalismo  cuántos horrores nos habríamos evitado los españoles de haber contado a tiempo con los instrumentos de la justicia democrática” (se refería a la guillotina).

El Rey es hoy, en todas las encuestas, el personaje más valorado  y Pablo Iglesias el que menos.

Enrique Gómez Gonzalvo  18/09/2018 Referencia 328


Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s