LOS MUSULMANES Y LA DEMOCRACIA

 

los musulmanesPor primera vez desde la invasión pacífica del Imperio romano por los pueblos bárbaros y que contribuyeron a su caída, decenas de millones de personas llegadas de Asia y África  han cruzado la frontera de Europa en los últimos lustros.

Veinticinco millones de musulmanes viven actualmente en Europa, 5  en Francia, 6 en Alemania, 6 en Inglaterra  (que además son pakistaníes, los más radicales y los más peligrosos porque es allí donde se reclutan más terroristas),  2 en España y su número  sigue aumentando por la mayor reproducción y porque siguen llegando  por tierra, mar y aire. La razón de fondo es que  si la natalidad es baja y falta población laboral, dicho vacío ha de llenarse con inmigrantes de los países vecinos, que además quieren entrar para mejorar su nivel de vida.

Occidente vive instalado en el mito de que el resto del mundo lo tomará por modelo a imitar  y se engaña a si mismo pensando que todos los países ansían ser Occidente. A ello se suma  esa superstición gratuita que consiste en creer que los hombres mejoran a medida que se expande el saber científico y el conocimiento técnico.

Ante estos nuevos  visitantes caben 3 posibilidades:

–Asimilación.  Consiste en que   el nuevo grupo étnico adopta la identidad del otro (idioma, religión, etc.) hasta el punto que ya no se considera un grupo distinto. Ello  es imposible por razones obvias. Además  los nuevos visitantes   no son ciudadanos pacíficos, ellos son peligrosos porque su libro sagrado, El Coram, les dice que a los infieles hay que convertirlos o degollarlos.

–Multiculturalismo. El nuevo grupo  mantiene su propia identidad, habla su  lengua, mantiene su religión y conserva  sus  costumbres, pero viven separados de los nativos.Tampoco es posible porque va contra el estado-nación y  sería volver a la Edad Media con sus barrios cristianos, judíos y musulmanes. La canciller alemana Ángela Merkel  lo  ha reconocido públicamente y   Suecia y  Noruega  han anunciado  que rechazarán las donaciones millonarias de Arabia Saudí para construir mezquitas en sus territorios mientras ese país no respete la libertad de culto.

–Integración. Los diversos grupos  étnicos mantienen su identidad,  pero se mezclan, interactúan y sienten que forman parte de una identidad  que engloba a todos. Sería la situación ideal, pero la integración de los  musulmanes que hay en Europa, fundamentalmente árabes y pakistaníes, ni se ha producido ni se producirá porque ellos no lo desean.   Occidente representa la libertad y  el musulmán  no puede ser libre porque no puede pensar, debe  hacer lo que dijo El Profeta a través de El  Coram.  No solamente  no se han integrado sino que en muchos casos odian al país que los ha acogido y en   los islamistas de segunda generación se encuentran más simpatizantes con los terroristas islamistas que en la primera y menos que en la tercera.

Los musulmanes pueden vivir en una democracia occidental porque ésta lo permite, pero el Islam es incompatible con la democracia porque  más  que una religión es una forma de vida, no admiten una ley civil que esté por encima de la ley de Dios. La religión y el código civil, penal o mercantil son lo  mismo.  Están en contra de las libertades, incluso de la  sexual, porque ésta es una variante de las libertades. Algunos dirán que  también el catolicismo está en contra de la libertad sexual, pero no se mata a nadie por ser homosexual, adúltero o adúltera.

Enrique Gómez Gonzalvo  11/07/2018 Referencia 170

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s