ARAGÓN y CATALUÑA

Cataluña y AragónAragón y Cataluña como Asturias, el País Vasco,  Galicia, Canarias, Andalucía  y demás  comunidades autónomas actuales han sido comarcas, regiones, condados, reinos, coronas, lo que se quiera, pero hace  2.000 años ninguna de ellas existía como entidad política diferenciada y  todas  juntas constituían una provincia romana, la llamada diócesis de Hispania, que se llamaba diócesis no porque hubiera un cura sino porque esa era la palabra que utilizaban los romanos para designar a las provincias de su imperio. Dicha diócesis abarcaba  además de toda  la Península Ibérica,   el Norte de África, la llamada Mauritania Tingitana que era la zona fronteriza con el continente africano.
 Aragón  no fue una excepción  y  su capital actual, Zaragoza, fue fundada en el año 14 por César Augusto, que también puso los cimientos  de Mérida y Barcelona.
Tras la caída del Imperio Romano llegaron los visigodos y  en la antigua provincia romana se creó   un reino independiente y este estado, cuya población era hispano romana, perduró dos siglos más, hasta que fue invadido  por los musulmanes en el año 711. La idea de unidad no se había perdido y por ello en seguida se inició  la lucha para recuperar la antigua Hispania. La Reconquista, que así se llamó la guerra que duró casi 800 años, comenzó en el Norte de la Península porque no había sido ocupada ocupada totalmente por los árabes y porque al otro lado de los Pirineos estaban los francos, que así se llamaban los primitivos franceses, que tras vencer a los musulmanes en Poitiers, apoyaron a los que querían recuperar España porque ellos también eran cristianos.
En Asturias se creó el reino asturiano-leonés que se extendió por la cornisa Cantábrica, Galicia, el valle del Duero y posteriormente, con el rey Alfonso X llegó hasta el valle del Guadalquivir. En lo que hoy es Navarra, surgió el Reino de Pamplona, cuyo máximo esplendor fue Sancho el Mayor.
En Aragón surgieron los condados de Aragón,  Ribagorza  y Sobrarbe y a partir del primero, emparentado con la dinastía Aznar de los Reyes de Pamplona,   se creó el Reino de Aragón, en cuyo  santuario mítico,   San Juan de la Peña,  se enterraron los primeros reyes aragoneses. Más tarde  el Reino de Aragón  conquistaría sucesivamente Jaca, Zaragoza, Huesca y Teruel. Por cuestiones dinásticas, a la Corona de Aragón se añadirían los Condados Catalanes.  Más tarde conquistarían  Valencia que lo crearon como reino a imagen y semejanza del de Aragón y después hicieron  lo mismo con Mallorca.
 Todos estos reinos eran cristianos y españoles y todos tenían el propósito de recuperar España, por eso se llamó Reconquista  porque se trataba de volver  a conquistar lo que era nuestro y por eso, en el año 1212 todos  se dieron  cita en las Navas de Tolosa para derrotar la última gran invasión musulmana islámica que fue la almohade.
Actualmente los independentistas de Cataluña, aunque no pasaron de condado, quieren extender su influencia o ejercer de  protectorado sobre la antigua Corona de Aragón, que incluía el reino de Aragón, el de Valencia, el de Mallorca y los Condados Catalanes.
 Por ello, se apropiaron del Archivo de la Corona de Aragón, que, por eso, por ser de Aragón, ha de estar en Aragón y de las tablas  de Sigena, que por estar en Lérida han necesitado una orden judicial y la aprobación de Benedicto XVI para que volvieran a su lugar de origen, a Sigena, en la provincia de Huesca.
Y con su idea expansionista, como todos nacionalismos, quieren   imponer el catalán en una parte de Aragón, aunque en esta comunidad no se haya hablado nunca  catalán. Los aragoneses se oponen y  en  Huesca hay un movimiento popular muy extendido con el lema  “N H C” (No Hablamos Catalán).
Los aragoneses no tenemos ningún motivo para enfadarnos con el resto de España nos hemos sentido siempre españoles, nos hemos llevado siempre  bien  entre nosotros y con resto de los españoles. Solamente algunos podemitas que siguen a  Echenique, el conocido defraudador de la Seguridad Social, el que llegó a España a los 14 años para ser atendido de  sus minusvalías físicas, (que en Argentina le negaron) porque las morales no tienen cura, dice en su mundo fantástico de la revolución que Aragón es un país, utilizando este término  como sinónimo de nación.
Mejor sería que recordara que los aragoneses a las órdenes del General Palafox, arengados por Agustina de Aragón, que por cierto nació en Cataluña, tras derrotar en la segunda tentativa al mayor ejército del mundo,  con hombres como Isidoro de Antillón, cuya estatua está en Burbáguena (Teruel), contribuyeron  en 1812 a la creación  de la primera constitución española, la tercera del mundo, en la que se proponía la abolición de la esclavitud,  de la Inquisición, el fin del castigo físico en las escuelas y la libertad de imprenta.
Enrique Gómez Gonzalvo.  16/05/2018  Referencia 289
                            Bibliografía. Lo  que queda de España (Jiménez Losantos). Historia de España (Jiménez Losantos)

 

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

w

Conectando a %s