UNIÓN EUROPEA

Union europeaLa Unión Europea es la gran construcción del Viejo Continente durante el último medio siglo que  se inventó para conseguir la paz y prosperidad  a ambos lados del Rin.  Aunque ha tenido   muchos fallos, ha conseguido que Europa haya disfrutado  de una  paz y prosperidad como nunca las había tenido en toda su historia.
 Los sesenta años desde de la firma del Tratado de Roma son el más largo periodo de paz, democracia y prosperidad de la historia del continente, pues  hace menos de 100 años sus ejércitos ensangrentaban los campos de Europa.
  El  crecimiento económico ha sido  extraordinario y la prosperidad de todos beneficia igualmente a los que más aportan, a los contribuyentes netos. Cuando se firmó el Tratado de Roma había aduanas, cada Estado tenía su propia moneda y estudiar fuera de tu país o viajar en avión, era un lujo para muchos.  Actualmente el euro es la moneda de la mayoría de los miembros de la Unión y en  la generación Erasmus los vuelos de bajo coste, son la regla y no la excepción.
Más importante que el progreso económico   es  la defensa de nuestros valores: la libertad, la democracia, la igualdad, el respeto al estado de derecho,  la defensa de los derechos humanos  y la solidaridad entre los estados miembros.
Todo esto no quiere decir que  la Unión Europea no tenga graves  problemas. Los  más importantes son  aparte del islamismo, la inmigración masiva,   el  nacionalismo y el populismo.
En cuanto al islamismo, n sector radical del del mismo ha declarado explícitamente la guerra a nuestra civilización y frente a este hecho muchos europeos han adoptado la estrategia del avestruz. La fobia de los integristas islámicos no va dirigida tanto contra el Cristianismo sino contra Occidente. No es una “guerra de religión” sino un “choque de civilizaciones”. Se declaran incompatibles especialmente con la libertad,  incluyendo la sexual, con la faceta hedonista de la cultura occidental y con el estilo de vida “ateo” que es el que predomina en nuestro continente.
 Frente a la  inmigración masiva de otras culturas, sobre todo de aquellas cuya religión es  incompatible con nuestras libertades, Europa tiene que  proteger sus fronteras y para ello precisa una fuerza de intervención rápida y policíaca común. El relativismo nos ha llevado al pacifismo buenista y a la incapacidad para defendernos, refugiándonos en el paraguas norteamericano.
En cuando la nacionalismo, ha habido  un resurgir de esa siempre latente en la historia de Europa y responsable al menos de  las dos guerras mundiales y de las  de la antigua Yugoslavia.  La Unión Europea es un organismo artificial y los lazos que unen a los europeos  son menos fuertes que los lazos emocionales  que unen a las diversas tribus que hay en Europa y que se llaman franceses, alemanes, griegos, españoles, italianos e ingleses y cada una de ellas  considera a sus vecinos como extraños cuando no enemigos.
No es casualidad, aunque sea por la idiocia de un primer ministro que convocó un referéndum que  no era necesario y ante el cual los electores  respondieron según sus sentimientos y no por motivos racionales,   que el primer estado que va a separarse de la Unión sea  Gran Bretaña, tribu que mantiene unos lazos especiales con otra tribu que no pertenece a la Unión: los Estados Unidos de América.  Aunque está en la periferia de Europa,  Gran Bretaña fue provincia romana solo un poco después que España, fue  más romanizada que Alemania y  ha sido clave en las guerras europeas de los últimos 1.500 años
También han resurgido los nacionalismos dentro de los propios Estados de la Unión. Son los casos de Cataluña y del País Vasco en España, de  Córcega en Francia, de la Liga Lombarda en Italia, sin olvidar a Bélgica profundamente dividida en tres comunidades que se odian entre si: los  valones, los flamencos y los habitantes de Bruselas, donde ambos están mezclados.
Finalmente está el   resurgir de partidos populistas  en los dos extremos del espectro político. En  la extrema derecha,   el neofascismo del Frente Nacional en Francia o la  Liga Lombarda en Italia  y en la extrema  izquierda,  comunistas y anti sistema, sobre todo en Grecia y en España. Y precisamente son esos partidos, sobre todo el F N francés,   los comunistas de Syriza en  Grecia y los de Podemos en España, a los que se han unido una parte de los  catalanes que también   querrían dinamitar la Unión.
       Enrique Gómez Gonzalvo Modificado 16/02/2018 Referencia 178

 

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

w

Conectando a %s