ANTICLERICALISMO EN EUROPA

El anticlericalismo, el que se refiere a la religión católica,  solo existe actualmente en Europa y es especialmente intenso en España. No lo hay   ni EE UU ni en toda América ni en Oriente Medio donde la Iglesia católica es masacrada por otras culturas.

 Durante la Edad Media los clérigos tuvieron una gran influencia en la sociedad hasta la aparición del humanismo, movimiento intelectual, filosófico y cultual estrechamente ligado al Renacimiento, que apareció en Europa en el siglo XIV.  Consistió básicamente en que el teocentrismo medieval fue  sustituído por el antropocentrismo y así comenzó la secularización de la vida pública, pero el humanismo renacentista se realizó dentro de la Iglesia y no era anticlerical.

En el siglo XVII apareció la filosofía moderna con el Racionalismo de Descartes y   la ciencia, cuyo primer representante fue  Galileo  Galilei.

En el  XVIII se  inició la Ilustración con su idea de progreso y con ella, sobre todo en Francia, comenzó   el anticlericalismo y la persecución de la Iglesia católica. “Destruid  al infame”  diría Voltaire (el infame se refería a la  Iglesia Católica).

La persecución se intensificó con la Revolución francesa, con la Masonería y continuaría con el socialismo y el comunismo. Especialmente intensas fueron las persecuciones  en la Rusia soviética y durante nuestra Guerra civil, donde fueron fusilados más de 8.000 personas por el mero hecho de ser católicas.

En el resto de Europa el  anticlericalismo ha disminuido,  pero todavía   en la Constitución europea, a instancia de Giscard D Estaing, se negaron a hacer constar en el preámbulo las raíces cristianas, aunque Europa no se comprenda sin el cristianismo como Arabia no se comprende sin Mahoma.

En Europa hay y debe haber libertad religiosa, como libertad  de expresión, de asociación, de manifestación, de empresa, de comercio, de lengua, sexual, etc. y, como dice la Constitución americana,  el individuo debe ser  libre para  intentar buscar cada uno su felicidad.

 Individualmente se puede ser  ateo, agnóstico, no practicante, musulmán, hinduista, budista o lo que se quiera,  pero Europa, si no se quiere suicidar, no puede renegar de sus raíces cristianas, no puede eludir en los tratados las referencias religiosas, no puede hacer desaparecer el sentimiento religioso en las manifestaciones culturales. No puede situar a todas las religiones en el mismo status y no puede separar la religión de lo público, reservándola solamente a lo privado.

No  puede decir como Nicole Ceaucesco,  el último déspota comunista de Rumanía: “no abriré las fronteras  a las religiones, para volver a las supersticiones del Medievo”.  Ceaucesco fue ejecutado por el pueblo rumano el 26 de Diciembre de 1989 tras la caída del Muro de Berlín).

la democracia nace y se expande en el mundo solo  en los países cristianos y  no todas las religiones son iguales.   La católica es la más favorable a la libertad y a la igualdad.

El cristianismo, con un fundamento humanista, se adelantó en mucho tiempo a Smith y a Hayek en la defensa de las virtudes del libre mercado y, al admitir la dignidad del hombre,  se establecieron las bases del liberalismo.

No se puede avanzar en la descristianización, tratando igual a todas religiones, incluso a aquellas que desde sus centros de culto se predica el odio a Occidente y, aunque el Estado debe ser aconfesional y no puede haber una religión oficial,  los poderes públicos deben tener en cuenta las creencias religiosas de la sociedad.

Enrique Gómez Gonzalvo 16/12/2017 Referencia 55

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 


Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s