JUZGAR AL FRANQUISMO 

Juzgar al franquismo ¿Qué autoridad moral se arroga la izquierda para juzgar al franquismo? ¿En nombre de quién? ¿En nombre de Santiago Carrillo que mandó asesinar a 5.800 personas, muchos de ellos niños, en Paracuellos y que estaba al servicio de unos de los más grandes criminales de la historia, llamado José Stalin? ¿En nombre  de Indalecio Prieto, el impulsor del golpe contra la República del 34, por el que pidió perdón a España y a los españoles antes de morir en Méjico y cuyos escoltas asesinaron al jefe de la oposición Calvo Sotelo?
La proclamación de la República el 14 de abril no fue consecuencia de un referéndum para determinar la forma de gobierno, monarquía o república del Estado, sino que se trataba de una elecciones municipales en las que, previsiblemente habían ganado los  partidarios de la República,  a lo que hay que añadir la reacción del rey  Alfonso XIII que  abandonó el poder y huyó a Italia presa de pánico porque sus primos, los zares de Rusia habían sido fusilados  13 años antes y  sufría una profunda depresión por el reciente fallecimiento de su madre.
La primera reacción de los republicanos fue, no solo la quema de conventos sino también de iglesias y de las bibliotecas de jesuitas y dominicos. De ellos ha aprendido Rita Maestre, cuando entró en la capilla de la Complutense y ante los feligreses y el cura que estaba celebrando misa gritó ¡Arderéis como en el 36! ¡Vamos a quemar la Conferencia Episcopal¡
La causa del fracaso de la Segunda República fue la inaudita violencia de palabra y de obra de unos dirigentes izquierdistas que no se cansaron de sembrar el odio, de apelar a la violencia, de predicar venganzas, de organizar revoluciones, de anunciar exterminios, de promover asesinatos, de desear guerras civiles.
El único golpe de Estado contra la República fue la  revolución de octubre de 1934 en la que se produjeron 1.400 muertos.   La desencadenó  el partido socialista con ayuda de los comunistas y de la CNT,  porque no aceptaron la derrota electoral del año anterior y fue aprovechada por Cataluña para proclamar la República  de Cataluña y se produjeron  1.400 muertos en toda España.
La guerra civil la  predijo Besteiro, que representaba la facción moderada del PSOE: “van a la guerra civil, que además no tienen ninguna seguridad de ganar”. Y  solo cundo cuando los escoltas de Indalecio Prieto mataron a Calvo Sotelo, jefe de la oposición,  se rebeló una parte del ejército, porque, como dijo Gil Robles, media España no quería morir.
Aunque la legitimidad del  General Franco está basada en una guerra civil,  a comienzos de la contienda le apoyaron   el 50 % de los españoles y tras el gran salto económico de los años 60, posiblemente el 75 %.
La izquierda da a entender que en la guerra sólo se produjeron crímenes en el bando franquista. Y es que la izquierda en España no evoluciona, no cambia, el mundo no ha cambiado para ella. Toda la derecha será siempre mala y la izquierda siempre buena.
                    Enrique Gómez Gonzalvo Terminado el 11/12/2017. Referencia 235
 

 

 

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s