OBAMA, PREMIO NOBEL DE LA PAZ

ObamaDesde finales del siglo XVIII, Estados Unidos por su peso específico en el mundo y su condición de ser el gran bastión de la democracia y  de la libertad, no pueden adoptar una postura aislacionista y alejarse  de los conflictos internacionales, sino que tienen la obligación de defender estos valores y esto, la lucha contra la tiranía, debe hacerse   fundamentalmente con la diplomacia.
A Obama no le dieron el Premio Nobel por sus hechos sino por sus intenciones, ya que se lo concedieron en el año 2009 poco después de ser nombrado Presidente,  produciéndose  la contradicción  de que ha sido  el primer presidente de EE.UU en pasar sus dos periodos completos sin un solo día sin guerra.
Le dieron el Nobel porque agradaba a los progres europeos, no en vano adoptó su  política,  que  significa ceder. Agradaba, por razones obvias,   a todos los países del Tercer Mundo, especialmente a los africanos. En España encandilaba entre otros muchos a Zapatero, Darío Valcárcel, Javier Solana,  Moratinos, José Bono, Pedro Jota, Gallardón,  Antonio Garrigues, etc. Leire Pajín,  ministra de Zapatero identificó a éste  con Obama,  afirmando que ambos eran “líderes progresistas que representaban una nueva  visión del mundo” y dijo que la  coincidencia de Zapatero en la Presidencia de la Unión Europea  y la de Obama  en la de  los Estados Unidos de América sería  un acontecimiento planetario.
Nada más ser nombrado Presidente pronunció  un discurso en la Universidad de El Cairo destinado a agradar al islamismo. Aseguró que el Islam tiene una tradición de “tolerancia” y puso como ejemplo de ello  Al Andalus,  olvidando que la reivindicación de Andalucía es una constante del islamismo radical, que conquistaron la Península Ibérica  a sangre y fuego y se tardaron  casi 800 años para que España volviera a ser romana y cristiana y para que  nuestras mujeres no llevaran burka. Confundió Andalucía y Córdoba y nombró la Inquisición, cuando ésta se puso en marcha  en una época muchos más tardía, cuando la Reconquista había terminado.
 En el año 2015  Estados Unidos e Irán firmaron un acuerdo por el que se frenaba el acceso de los ayatolás iraníes a la energía nuclear con fines bélicos a cambio de un levantamiento de las sanciones Ya entonces Donald Trump, candidato a la Presidencia de EE UU   calificó el acuerdo nuclear como el “peor del mundo”. Actualmente,  tras el reiterado incumplimiento por parte de Irán  de dicho tratado y el apoyo de Irán a organizaciones terroristas como Hamás o Hezbolá, el presidente Trump ha impuesto nuevas sanciones a Irán afirmando que no permitirá  que adquiera el arma nuclear.
Obama  dio el beneplácito al acuerdo entre el Gobierno Colombiano   y las FARC, el cartel comunista más sangriento de Iberoamérica, con decenas de miles de adultos y niños secuestrados, asesinados, violados  y que suponía entregar a las FARC un terreno cultivable para la coca de 3 ó 4 millones de hectáreas, permitiendo además que, en lugar de ser juzgados y condenados los responsables, se les permitiera   que se organicen como  partido.
Dicho “proceso de paz”, que mejor sería llamarle rendición, también  fue bendecido por el papa Francisco, que dijo   “no tenemos derecho a permitirnos otro fracaso.” Mejor hubiera sido que no hubiera salido de Argentina.
 Horas antes de dejar la Presidencia,  Obama decretó que ya no había tiranía política en Cuba, por lo que los cubanos que, huyendo de las cáceles cubanas y de los tiburones, al llegar  a las costas de Florida no sería tratados como perseguidos políticos, sino  igual que los inmigrantes de cualquier país sudamericano.
 Todo se comprende si la Academia Sueca ha premiado a individuos  de tan dudosa catadura como Kissinger,  que autorizó el napalm en Vietnam, Pérez Esquivel,   que apoya a ETA, Rigoberta Menchu, una trepa ansiosa de dólares y notoriedad, Arafat un terrorista que se presentó en la ONU con pistola al cinto, Cofi Annan, un inútil, Jimmy Carter un cínico, Algar, otro cínico y Barak Obama uno de los peores presidente en la historia de los Estados Unidos.
El que si mereció el Premio Nobel  de la Paz fue Ronald Reagan por su gran contribución al final de la guerra y  fría y su aportación a   la libertad en el  mundo.
Enrique Gómez Gonzalvo 27/10/2917 Referencia 264

 

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

w

Conectando a %s