TOMAR LA CALLE

 

 

Tomar la calleLa izquierda en España siempre oscila entre la reforma y la revolución, entre la legalidad y la ilegalidad. Para ellos la democracia sólo es legítima cuando gobiernan, mientras que si lo hacen sus rivales políticos toda violencia extraparlamentaria para arrojarlos del poder les resulta moralmente aceptable.

Aceptan el resultado electoral, pero cuando pierden, se radicalizan,  se enfurecen  y muestran su verdadera condición. En el 2002 Felipe González y Cebrián como no  habían ganado al PP, decidieron sacar a los violentos   y organizar algaradas callejeras para ganar en la calle lo que habían perdido en las urnas.

No importaba que  Aznar hubiera creado  cinco millones de puestos de trabajo en la segunda legislatura, que el paro bajara del 24 al 12 % y que nunca hubiera habido tanto trabajo y con tan buenos sueldos.

El objetivo era echar  de la política a media España,  el mismo que el  del pacto de Tinell: no al PP y si a los terroristas y a los separatistas.  Polanco incluso  dijo en una junta de accionistas que el PP quería la guerra civil.

Aprovecharon la catástrofe del Prestige, el barco de Liberia que se encontraba a 23 Km de Finisterre con 72.000 toneladas de fueloil que sufrió una vía de agua y tras intentar alejarlo de la costa se partió en dos y las manchas del combustible alcanzaron las costas gallegas. El chapapote  para ellos no fue una catástrofe sino una lotería. Un diputado socialista, Antonio Miguel Carmona, afirmó que con  otro desastre petrolero llegarían a la Moncloa. Este desastre sería el atentado de Atocha.

A raíz del accidente de Galicia  se   produjeron manifestaciones en toda España, muchas de ellas encabezadas por la plataforma Nunca Mais, dirigida por los multimillonarios Barden, Ana Belén y compañía. No les importó que, años más tarde, el juzgado encargado de investigar el caso, llegara a la conclusión de que no cabía otra opción que denegar el acceso al  puerto y alejarlo de la costa. Nadie pidió perdón.

Más tarde aprovecharán la guerra de Irak y hasta la muerte del  periodista  Couso al que le habían ofrecido la evacuación.

Ningún político español ha sido tan calumniado y vilipendiado como Aznar. Ha llegado a casos tan espeluznantes como que Pilar Manjón, afiliada a CC OO, madre de una de las 192 víctimas del 11 M, estaba más interesada en que se declarara a Aznar criminal de guerra que en descubrir los responsables de la masacre.

Con esta política de violencia,  el Partido Socialista tiene hoy un 42% de los diputados que tuvo con Felipe González en 1982 y ha engendrado un hijo natural que se llama Podemos.

Ambos tienen en común  el odio sin fisuras al PP, un odio patológico, un afán irracional de colocar al centro-derecha español fuera del terreno de juego político.

No es ese el caso de los partidos socialistas europeos. El gran éxito de ellos  desde el final de la Segunda Guerra Mundial hasta la caída del Muro de Berlín, se basó en su radical enfrentamiento con el comunismo.

Actualmente, la antorcha de las manifestaciones callejeras la ha recogido Podemos, el hijo natural de Zapatero.  No son  movilizaciones sociales espontáneas, son  movimientos golpistas de la extrema izquierda que intentan conseguir por las bravas lo que no han conseguido en las urnas porque ellos son gente, que representan a la gente, los  demás  son gentuza que no representan a nadie.

Enrique Gómez Gonzalvo, Terminado 06/07/2017. Referencia 209

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s