CAJAS DE AHORRO

Cajas de AhorroLa corrupción de los políticos  siempre será un problema porque está en la naturaleza humana  que el que tiene poder tiende a abusar del mismo y  a utilizarlo para su beneficio personal.   La solución consiste en que  el poder judicial sea independiente del poder ejecutivo para que los políticos que delinquen, que roban, sean castigados con todo el peso de la ley.

La primera Caja de Ahorros fue inventada por el Padre Ferrer  y se llamaba Monte de Piedad  y su finalidad, siguiendo un modelo  italiano de tipo católico, era dar pequeños préstamos sin interés.

Con el franquismo  se decía  que las Cajas  tenían una función social, que consistía en crear  alguna guardería o biblioteca en el  barrio o pueblo en que estaba situada, pero los gestores eran honrados y las cajas eran relativamente independientes del poder político y gozaron  de una magnífica salud durante el franquismo y la transición.

Todo cambió con  Felipe González.  Las   puso en manos de los partidos políticos y de los sindicatos para “democratizarlas”.  ¿Por qué regla de tres democrática se llegó a la conclusión  que era más democrático el control político municipal, provincial o autonómico que el control de quienes tenían su propio dinero en dichas instituciones?

Fue como poner la zorra  al cuidado de las gallinas. Las cajas se convirtieron en juguete de los políticos autonómicos, haciendo partícipes a los sindicatos, que venían con enormes ganas de tener áticos en Madrid y hacer cruceros de lujo.

El dinero salía de las Cajas para comprar medios de comunicación y se concedían créditos a amigos de los políticos, a empresas que quebraban al día siguiente y se financiaban proyectos realizados por las administraciones autonómicas o municipales de dudosa rentabilidad.

El gran responsable fue  Miguel Ángel Fernández  Ordóñez, MAFO para los amigos, que era el Gobernador del Banco de España, nombrado a la sazón por Rodríguez Zapatero porque  las Cajas nada podían hacer sin su consentimiento.

Mientras,  Zapatero repetía  que teníamos “el mejor sistema financiero del mundo” cuando las Cajas, que suponían  más del 50 %  de nuestro sistema financiero estaban casi todas quebradas.

En el año 2012, Mariano Rajoy  solicitó a sus socios de la Unión Europea asistencia financiera, el llamado rescate.  De los 240.000 millones que disponía la Unión para este fin, le ofreció a España un préstamo cuyo tope máximo era de 100.000 millones, siempre que las entidades crediticias efectuaran una serie de reformas entre ellas el cambio de sus directivos. El gobierno reclamaría a las que recibieran ayuda la devolución del préstamo cuando estuvieran saneadas, pero gran parte de esa ayuda no ha sido devuelta.

Ese rescate nos ha costado 61.495 millones de euros,  1.305 euros por barba.  De los bancos solo fue rescatado el Banco de Valencia, filial de Bancaja y por tanto  semi público y nos costó su rescate 7.000 millones.

Aunque el  desfalco de las Cajas de Ahorro, producidos por todos partidos políticos, pero especialmente por el PSOE y los sindicatos es el mayor  que se ha producido en la historia de España,  el Partido Socialista considera que es el momento de volver a tener una banca pública, más allá del ICO  (Instituto de Crédito Oficial) y para ello prepara una ponencia marco para su próximo congreso. Naturalmente la nueva banca pública  que propugna el PSOE le parecerá insuficiente a los comunistas de PODEMOS. ¡Y… todos a robar! ¿Cuánto tardará en precisar un nuevo rescate?

Enrique Gómez Gonzalvo, 11/03/2017. Referencia 149

 

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s