ANTIAMERICANISMO 

 

AntiamericanismoEllos, los americanos,  consideran que son la mejor nación, la mejor sociedad que ha existido en la historia del mundo.  No es esta la percepción  que tiene el resto del mundo,  pues el antiamericanismo es una enfermedad universal aunque  más intensa en Europa.

La mayoría de los europeos,  sobre todos los progres, piensan que Estados Unidos es un país inculto, de débiles mentales, interesados solo en comer hamburguesas y ver partidos de beisbol en la tele. Miran a los americanos con un complejo de superioridad cultural, como si el españolito medio tuviera alguna inquietud  que no sea ver Sálvame de Tele 5, el botellón o el fútbol.

Siempre las mismas falacias que de tanto repetirlas se convierten en axiomas. Una, la de los  miles de americanos que viven bajo el umbral de pobreza por el  horroroso liberalismo  salvaje  de  allí. No pierden su precioso  tiempo en averiguar  que  pobre  en América   es el que gana menos de 8.000 dólares al año, a lo que hay añadir un amplio repertorio de ayudas sociales.

Otra falacia que se repite siempre es la inseguridad ciudadana, sobre todo en Nueva York, como si todas las calles de Madrid o París fueran seguras y los miles de crímenes  que dicen se producen cada año se quedan en unos 600 cuando se consultan las estadística fiables.

Tampoco se salvan sus dirigentes. Reagan era un pobre idiota, actor mediocre, que en lugar de buscar la distensión, puso en marcha la Iniciativa de Defensa Estratégica para terminar con el Imperio del  mal. Bus era un torpe vaquero que en lugar de lograr el dialogo con Bid Ladeen, como han hecho Zapatero y Rajoy con la banda terrorista ETA liberando a los presos,  se empeñó en buscarlo, capturarlo y ejecutarlo. Peces Barba  amenazó  con enviarle  a Bush un ejemplar de nuestra constitución para que se enterara de lo que es la democracia. Con Trump se ha llegado al paroxismo.

Los mismos que dicen que a los americanos solo les importa el dinero y las hamburguesas, sienten tal fascinación por la sociedad americana que se ponen de los nervios cuando  la Academia de Cine Americana reparte los Oscar. Y para imitarlos se cambian hasta el nombre. José Miguel Monzón, presentador de La Sexta  se hace llamar   el Gran Wyoming y Guillermo Toledo, que dice ser artista,  quiere que le llamen Billy. No se puede ser más cateto ni sentirse más acomplejado para renunciar al apellido paterno o al nombre de pila que le puso su madre.

Cuando el presidente  es progre, los europeos se derriten. Pero nadie en Europa ha llegado tan lejos como Zapatero y sus ministros en la adulación, halago, a una  entrega  casi mística, si no fuera ridícula, como su ministra de sanidad Leire Pajín,  que llegó a decir que “la coincidencia en el tiempo y el espacio de dos líderes progresistas  (se refería a Zapatero y Obama) sería un acontecimiento histórico de este planeta”.  Podía haber dicho en el universo.

Si el presidente es conservador  sale la vena antiamericana y se cae también en el  ridículo, pero en el polo opuesto, se le trata con soberbia, desprecio, arrogancia.

¿Quién es Europa para juzgarlos?

Enrique Gómez Gonzalvo, 7/03/2017. Referencia 133

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s