CRISTIANISMO

cristianismo El Cristianismo y la Iglesia católica en España a nadie dejan indiferente. Para algunos,  ha supuesto un lastre para el desarrollo social y cultural del país y para otros, el Cristianismo ha sido el  impulsor  de ese gran desarrollo de nuestra civilización, contando con la aportación de intelectuales de primer orden como  San Isidoro, el Padre Feijoo, el padre Las Casas, la Escuela de Salamanca, etc.

La verdad es que el Cristianismo ha sido la mayor revolución que   jamás haya realizado la humanidad. Ninguna otra se  puede comparar. Cambió la faz del mundo y produjo una nueva civilización.  Por primera vez  se habló de que todos los hombres somos iguales, del perdón, de la caridad (hoy los progres le llaman solidaridad), de la dignidad del hombre, del libre albedrío, de que  podemos elegir entre el bien y el mal, de que cada uno es responsable de sus actos. Aquí podría radicar el origen ideológico del liberalismo,  desarrollando esas ideas 1500 años más tarde  el Padre Suarez de la Escuela de Salamanca

Aunque en  el año 380  Teodosio impuso el Cristianismo como religión oficial del Estado nunca se formó, si exceptuamos la Ciudad Estado de Roma o en el Renacimiento la República de Ginebra, un estado teocrático donde coincidieran  en una misma persona el poder religioso y el poder civil, como ocurre en las repúblicas islámicas con el califa y que tan perjudicial resulta para la libertad.

La influencia  de la Iglesia católica   sobre la sociedad fue inmensa durante toda la Edad Media, aunque  también hay que decirlo no siempre beneficiosa. Quizá el efecto más pernicioso  fue   la idea de que  hacerse rico estaba mal visto porque    prestar dinero con interés era pecado. Esto dificultó enormemente el comercio, el desarrollo de la burguesía y  del capitalismo. Contradictoriamente los pobres  eran sospechosos porque se pensaba que podrían serlo  por sus pecados.

Todo comenzaría a cambiar con el Renacimiento cuando la sociedad civil dejó de tener en cuenta las opiniones de la Iglesia, con lo que se acentuó el comercio, favorecido por los nuevos descubrimientos geográficos. Pero el cambio se hizo dentro de la Iglesia, no fuera de ella.

Actualmente la iglesia está perdiendo, ha perdido, la batalla del laicismo. La Iglesia se ha disuelto como un azucarillo.  Los templos  están vacíos, los seminarios cerrados, el  número de practicantes muy bajo especialmente entre la juventud. Pero si Europa abandona el cristianismo, Europa no será Europa. Como Arabia no será la misma si reniega del Islam.

El cristianismos está siendo sustituído  por el positivismo (negación de todo ideal), por el relativismo (todo vale, depende de las circunstancias) y por el hedonismo (no quieren trabajar, no quieren tener hijos, el uso de la fuerza no se recomienda ni cuando nos atacan).

 Cómo se articula el apoyo a la Iglesia con el ateísmo ?  La solución nos la da el  profesor de la Universidad de Oviedo Gustavo Bueno. Tras dejar claro que “soy ateo y creo que Dios no existe” afirmó que la importancia del cristianismo “no es tanto Dios sino la Iglesia Católica” y que el “racionalismo del cristianismo proviene de la Iglesia Católica porque Dios no es racional”. “Soy un ateo católico” dijo.

Anteriormente Oriana Fallaci, la que pronosticó  que “los musulmanes se mearán en el Vaticano”, afirmó “soy una atea cristiana”

Enrique Gómez Gonzalvo, 18-02-2017. Referencia 29

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s