MUTACIÓN DEL COMUNISMO INTERNACIONAL

mutacion-del-comunismo-internacional

El Manifiesto del Partido comunista lo proclamó Carlos Marx en 1848, pero su difusión mundial a efectos prácticos no tuvo lugar hasta el triunfo de la Revolución bolchevique  en 1917. Rusia intentó  que su revolución, que en su país había producido cientos de miles de muertos, se implantara por la fuerza en toda  Europa.

Ante el evidente peligro de la difusión del comunismo, nuestro continente respondió con la aparición del fascismo  y del nazismo que inundarían el mundo de sangre y destrucción.

Ambos sistemas políticos, el nazi y el comunista, eran muy parecidos. En ambos el líder era objeto de culto, los dos torturaban y asesinaban a los desafectos, la propaganda producía una atmósfera de terror y el partido era en cada momento lo que el líder quería que fuese, pues la libertad consistía en el inmenso honor de obedecer.

Stalin, sólo ante el régimen nazi, calcado del suyo en muchos aspectos, fue respetuoso. El 23 de Agosto  de 1939  Stalin y Hitler firmaron el pacto de no agresión.

El 9 de Septiembre Hitler invadió Polonia y se la repartió con Stalin. La URSS ocupó a continuación Estonia, Letonia y Lituania, convirtiéndolas en repúblicas soviéticas. Alemania no protestó y respondió con la invasión de Yugoslavia y Grecia.

Sólo tras el ataque alemán a la URSS el 23 de Junio de 1941 –que Stalin creía imposible- se dio orden a los militantes comunistas de Francia e Italia de crear guerrillas contra los aliados de la víspera, reconvertidos ahora en enemigos mortales.

Tras la SGM Rusia intentó golpes de estado revolucionarios en varios países europeos que fracasaron gracias al plan Marshall de los americanos y a la creación de la OTAN. Cuando se percataron  que no podían extender la revolución por Europa, se encerraron tras el telón de Acero e intentaron la revolución en Extremo Oriente y  en América Latina.

En los años 70 el comunismo afectaba al 50 % de la población mundial. En el Reino Unido la democracia estaba contra las cuerdas: los mineros huelguistas atacaban la policía a caballo y una huelga se prolongó durante un año.

En Europa a Breznev se le ocurrió la idea  que los partidos comunistas europeos dejaran de ser leninistas, es decir, que dejaran la violencia, el terrorismo y la revolución para conseguir objetivos políticos. Deberían participar en elecciones democráticas para llegar al poder a través de las urnas y entonces establecerían la revolución del proletariado, a la que nunca renunciaron. Es el eurocomunismo que les pareció atractivo a la izquierda europea porque  creían que se trataba de una iniciativa honesta.

Todo cambió con la irrupción de Solidaridad en Polonia, la llegada de Juan Pablo II y la presión de Ronald Reagan y Margaret Tacher. No es casualidad que los tres sufrieran atentados. Pero el comunismo no fue derribado por nadie,  se hundió por sus contradicciones internas y porque es incompatible con la naturaleza humana.

Como el virus de la gripe muta todos los años y por eso hay  que preparar una vacuna diferente, también en el siglo XX el virus del comunismo mutó. Para despistar ya no se denominaban comunistas, dado su fracaso en la Europa del siglo XX, sino socialismo del siglo XXI. Y además añadieron otro componente perverso: el populismo inspirado en el peronismo de Argentina, la quinta nación más rica del mundo a principios del siglo pasado.

Este es el comunismo que ha arraigado en España con el nombre de Podemos. En las últimas elecciones obtuvo 5 millones de votos. ¿Hay en España 5 millones de comunistas: ¡imposible! No sabían que votaban comunista.

Enrique Gómez Gonzalvo 24-10-2016 Referencia 117

.


Una respuesta a “ MUTACIÓN DEL COMUNISMO INTERNACIONAL

  1. Tiene usted más razón que un santo. Lo que no muta es la derecha. De hecho, las manos que manejan el poder y el capital en España son las mismas que en la Edad media. A estas se sumaron las de la familia Franco y sus allegados, que por “las gracias” de Dios, siguen siendo todopoderosas en este país, junto con los tentáculos de la Iglesia romana y determinadas congregaciones religiosas. Y, como ya ni siquiera la “teórica izquierda” del PSOE es capaz de vencer su inmovilismo, nos vemos obligados a enfrentarnos a un cambio histórico, que ojalá “revulsione” a la clase política, porque, de lo contrario, pronto nos veremos, usted y yo, labrando las tierras de algún señor a cambio de un trozo de pan, si usted no pertenece a esa clase política, claro. De lo contrario tenga usted todos mis respetos, no vaya a ser que sean sus tierras las que me vea yo arando. Que este sería el único motivo lógico para que usted reniegue de cambios…

    Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s