LA REVOLUCIÓN FRANCESA Y ESPAÑA

             

                

 La Revolución francesa, seguida de la invasión napoleónica, fue una enorme catástrofe para España, al coincidir además  con los peores reyes de nuestra historia Carlos IV y Fernando VII, llegando a la ignominia  que María Luisa, madre del rey Fernando,  pidió al emperador de los franceses que lo matara.

 Un enorme ejército extranjero estuvo matando y saqueando  nuestro país durante 6 años en la llamada guerra de la Independencia. Murieron  un cuarto de millón de españoles, cifra que se eleva  a medio millón si añadimos  las pestes y hambrunas que la acompañaron, para una población que  en 1808  era de 10,5 millones de habitantes.

Además  de los perjuicios económicos, resultó muy afectado el patrimonio cultural, desde los monasterios cistercienses hasta las iglesias románicas, pasando por la profanación del sepulcro del Cid y el incendio de Vitoria en la retirada del ejército invasor a Francia.

 La Revolución interrumpió la labor de nuestros ilustrados  como Jovellanos, el Conde Aranda, Floridablanca y demás  en los gobiernos de Carlos III. Impidió el triunfo del liberalismo, al identificar el pueblo lo extranjero con lo antirreligioso.

Produjo la división, entre el pueblo llano, en  patriotas y afrancesados y, en  la clase dirigente entre carlistas y liberales, que terminaron en las guerras carlistas de una crueldad muy superior a la de la Guerra civil.

Lo peor fue que, aunque derrotamos a Napoleón, el mejor ejército de Europa, nos forjamos una pésima imagen  de nosotros mismos. Nos veíamos como un pueblo inferior, reaccionario, al margen de la modernidad europea, lleno de curas carcas. Esta baja autoestima, este masoquismo, continuó durante todo el siglo XIX y el XX sobre todo entre los intelectuales.

No piensa lo mismo Fernando Trueba que al recoger el Premio nacional de cinematografía,  con un cheque de 30.000 euros de manos del Ministro de Educación, Cultura y Deportes,  declaró: ”Nunca me he sentido español ni cinco minutos de mi vida. Siempre he pensado que en caso de guerra, yo iría con el enemigo. ¡Qué pena que España ganara la Guerra de Independencia! Me hubiera gustado que ganara Francia”. O sea que en el cuadro de Goya Los fusilamientos de la Moncloa, él está con los que fusilan.

Por su parte, el Ministro de Cultura, en lugar de retirarle el cheque afirmó  que “no hay que esperar al reino de los cielos para premiar a los buenos, que hay que premiarlos en casa, aquí en la tierra”,   mostrándose satisfecho  por la entrega.

El ministro no fue cesado. ¿Sabe alguien si  Trueba devolvió los 30.000 euros?

         Enrique Gómez Gonzalvo, 05-07-2016 Referencia 159

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 


2 respuestas a “  LA REVOLUCIÓN FRANCESA Y ESPAÑA

Responder a enriquegomez1108gmail.com Cancelar respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s