LAS LENGUAS

 

Las lenguasEn nuestro planeta se calcula que existen actualmente 6.909 lenguas. Es una cifra muy pequeña en relación a las 10.000 ó 12.000 que existían hace unos diez mil años, cuando la población no superaba los diez millones de habitantes. Se estima que durante los próximos 100 años van a desaparecer al menos la mitad de las lenguas actuales.

-La razón de existir de una lengua es hacer posible la comunicación. La lenguas, no confundir con el lenguaje que es la capacidad del ser humano para expresar su pensamiento  por medio de la palabra, no influye en la forma de pensar, en la ideología y así hay vasco hablantes demócratas y vasco hablantes totalitarios. Tener una u otra lengua no determina las preferencias políticas, ni sexuales, ni gastronómicas, etc.

-Una lengua, en sí misma, no tiene ningún valor intrínseco, no es valor cultural. En África se hablan unas 2.000 lenguas. Para los que consideran que todo idioma es cultura, esta diversidad “cultural” debería representar una enorme ventaja y en cambio, África, con tantos idiomas  es el continente más pobre cultural y económicamente.

-La multitud de lenguas, produce aislamiento, dificulta las relaciones culturales y pone trabas al comercio y a la globalización. Pensemos en la España pre romana o en la América precolombina.

-En los países pequeños con idioma propio, éste representa una dificultad para las relaciones internacionales. Por esto, muchos de ellos como Dinamarca, Suecia o Noruega, realizan la enseñanza en inglés.

-En los países que disponen de dos lenguas, la minoritaria terminará por desaparecer, porque no representa ninguna ventaja. Imaginemos que en Soria  se hubiera mantenido, una lengua celtíbera. ¿Iban a ser por eso los sorianos más ricos, más guapos, y más felices? ¿Tendrían un mayor “patrimonio cultural”? ¿Una manera mejor de pensar o de sentir?  Lo que tendrían  sería un grave problema.

-La mayoría de las lenguas se mueren, no porque hayan sido prohibidas, sino porque sus hablantes nativos anhelan una vida mejor ya que  renunciar a su lengua minoritaria justamente porque es minoritaria y por tanto mucho menos útil que ‘su otra lengua’, no es una cuestión de “desprecio” sino de economía mental, a no ser que la persona en cuestión sea nacionalista y necesite apuntalar sus mitos identitarios.

-Las lenguas, como los territorios no tienen derechos. Estos son de los ciudadanos, de todos y cada uno de ellos.

-Todo ciudadano, en aras de la libertad, debe expresarse en la lengua que desee. Todas merecen el mismo respeto. La mejor lengua para cada uno es la materna, la que le hablaba su madre mientras lo amamantaba. Amando de Miguel decía que a él le apasionaba el euskera. ¿Y el bable que se habla en algunos pueblecitos de Huesca o la fabla asturiana, no le apasiona, Don Amando? A otros les apasiona tanto el catalán, a pesar de no haber nacido en Cataluña, que lo hablan en la intimidad.

-Ninguna lengua debe ser protegida ni perseguida. Las lenguas minoritarias, aunque están condenadas a desaparecer y esa desaparición es algo positivo, ya que supone eliminar estorbos para la comunicación humana, no hay que acelerar su muerte, pero que nadie espere que los demás le sufraguemos sus caprichos.

Parecidas a estas reflexiones que he expuesto, las debió hacer Boadella, el gran dramaturgo catalán que se ha tenido que exiliar a Madrid, cuando afirmó que los catalanes hubieran sido más felices a lo largo de la historia si el idioma catalán no hubiera existido.

Y con mayor cinismo lo expresó Jordi Pujol cuando afirmó “el catalán no sirve para nada, salvo para ser catalán”.

Por todo ello, cuando una alta magistratura del Estado va a EE. UU. debe expresarse en inglés, pero si va a Cataluña, a Galicia o a algunos pueblecito de Huesca no tiene por qué expresarse en catalán, gallego o en bable, sino en español, que precisamente se llama así porque es el único idioma que se habla  en toda España y no solamente en Castilla. Hacer lo contrario significa sumisión a los independentistas.

Y cuando un clérigo, aunque se trate del Sr. Soler, abad de Montserrat, celebra una misa, debe hacerlo en la lengua mayoritaria, para que no haya ni un solo ciudadano que no pueda beneficiarse de la misa y de la predicación por desconocimiento del idioma.

Enrique Gómez Gonzalvo, 25-06-2016 (Referencia 95)

 

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s