CUÉNTAME

Cuéntame  La sociedad española a partir de los años 40 era muy diferente de la que nos relatan en la serie de TVE Cuéntame. Nos pueden engañar si nos relatan la historia de los cartagineses, pero no la que nosotros hemos vivido en primera persona.  Voy a “contar” brevemente  como he visto la sociedad española durante el franquismo y los primeros años de la transición.

Panorama internacional Terminada en 1945 la Segunda Guerra Mundial con 30 millones de muertos, no llegó la paz, sino la Guerra Fría  con dos  bloques enfrentados: el capitalismo representado por EE UU y el comunismo por la Unión Soviética, con  la amenaza de una guerra nuclear.

La situación económica mundial era muy precaria. El hambre aún afectaba a dos tercios de la población mundial.

Panorama nacional. España acababa de salir de una guerra civil. Tras la represión en la inmediata postguerra, que fue brutal, la gente dejó de interesarse por la política. El Partido Comunista que desde Francia intentó una invasión guerrillera a través del valle de Arán, no tuvo ningún apoyo en la población.

Los partidarios del General Franco,  que si al iniciar la guerra representaban el 50 % de la población, con el tiempo y a medida que mejoraba la situación económica, subiría probablemente hasta el  70 %.

Es cierto que en las escuelas había un adoctrinamiento falangista y de exaltación de las figuras de Franco y del fallecido José Antonio, el fundador de La Falange. También nos inculcaban  un sentimiento nacional, el hecho de que pertenecíamos a una nación y  que debíamos de  hacer algo por la patria.

Demografía En 1940 éramos 25 millones. Actualmente somos 41.700.000, contando los 4.880.000   extranjeros que viven en España.

La esperanza de vida era de 50 años. Hoy es  de 78  para los varones y 84 para las mujeres.

La  natalidad era de 23  nacidos por 1.000 habitantes.  Hoy España presenta una de las tasas más bajas delo mundo: nacen 1,3 niños por mujer, lo que nos hace ser el cuarto país más viejo del mundo, solo superado por Japón, Alemania e Italia. La situación es tan grave que dentro de 200 años, los españoles prácticamente habrán desparecido.

El Seguro Obligatorio de Enfermedad, que no existía ni durante la Monarquía ni la República, se creó por  decreto el  14 de Diciembre de 1942 para los productores (así se llamaban entonces a los trabajadores por cuenta ajena). No se amplió hasta 1962.

Situación económica. No hubo una hambruna generalizada, pero si una situación muy difícil. Especialmente duro fue el invierno 1940-41, con un repunte en 1946. El racionamiento de los productos básicos no terminó  hasta 1943.

Por influencia falangista, la política económica  era la autarquía. El paro no  era muy elevado porque la mujer no se había incorporado a la actividad laboral y  la población ocupada era muy baja. La gente vivía en el campo  y  casi la mitad de la población activa se dedicaba a la agricultura. Más tarde se iniciaría la emigración a  las ciudades, sobre todo a Cataluña y País Vasco y a Europa, especialmente a Alemania y Francia.

En 1958 se produjo un cambio brusco en la política económica al ser sustituídos los falangistas por técnicos, la mayoría ligados al  Opus Dei. Se liberalizó la economía con el Plan de Estabilización de Ullastres, se llegó  a firmar en 1970, gracias al Ministro de Comercio Alberto Ullastres, el Tratado  Económico Preferencial con la Unión Europa, se abrió al turismo y  se inició un crecimiento económico que no se había registrado nunca en la historia de España y que no se volvería a repetir, con una tasa de crecimiento anual acumulativo del 7 %.

La gente pasó de una extrema pobreza a vivir bastante bien. Se fue forjando una clase media que iba adquiriendo paulatinamente el frigorífico, la televisión y más tarde el Seiscientos.

Como era aquella sociedad?  En los años 50 nos educaron en el trabajo, el esfuerzo, el ahorro y la austeridad. Pensaban nuestros padres   que con ello se podía mejorar nuestra  situación económica y social y crear un futuro mejor para sus hijos y nietos.   Era necesario trabajar y llegar a ser algo en la vida, “ un hombre de provecho y honrado” ,  nos decían.

La familia estaba más cohesionada. Hoy la institución familiar sufre una profunda crisis: se forma más tardíamente en la vida de las personas, más cortas, sin la presencia del abuelo, con menos hijos, familia anómalas (las formadas por parejas de homosexuales), familias rotas por el divorcio.

La drogadicción  era excepcional.  Hoy España, junto con el Reino Unido y Francia, se mantienen como líderes en el consumo de cocaína y cannabis entre los jóvenes, si bien su consumo está disminuyendo desde el máximo alcanzado en el 2008.  En cuanto a los delincuentes,  su índice era uno de los más bajos del mundo.

Por supuesto no había ni libertad de expresión, ni de asociación, ni de manifestación.

En los años 60 la sociedad española comienza a cambiar y por eso la llegada de la democracia sería inevitable

–Cambios en la iglesia católica. La juventud dejó de ir a misa a partir del Concilio Vaticano Segundo y bastantes  jóvenes y algunos clérigos sustituyeron fácilmente el cristianismo por el marxismo y a la caridad cristiana empezaron a llamarle solidaridad.

–España era una dictadura en medio de una Europa democrática. La mayoría de los políticos,  unos pocos militares y casi todos los ciudadanos y posiblemente Franco, estaban convencidos que no era posible el franquismo  sin Franco y que España, más pronto que tarde, acabaría homologándose con el resto de Europa.   En los años 60-70   ya no quedaban apenas franquistas. Fueron  pocos los que atrincherados en reductos de intransigencia fanática, trataron de torpedear el tránsito  a la democracia y la mayoría se quitaron de en medio.

 El cambio desde la instalación de la democracia ha sido espectacular.  En las últimas décadas los españoles nos hemos modernizado, hemos ido a la universidad, hemos controlado el número de hijos, nos hemos divorciado, hemos reconocido la diversidad sexual,  las mujeres han protagonizado su propia batalla contra la desigualdad, nos hemos quitado el complejo de ser la única dictadura de Occidente, hemos votado, podemos expresar libremente nuestras opiniones. En resumen, hemos pasado de la categoría de súbditos a ciudadanos.

El cambio más intenso en la sociedad ha sido en las mujeres. Ya no tiene vigencia aquél refrán castellano, cuando una chica le pregunta a su madre ¿Qué es casar, madre? Y ésta le responde: hilar, casar y llorar. La mujer es libre de casarse, divorciarse, de alcanzar casi todos los puestos de la sociedad, de elegir el número de hijos que desea, etc.

No todo el cambio ha ido a mejor. La drogadicción, antes casi inexistente, el aumento de la delincuencia,   la crisis moral  en la que está inmersa la sociedad,  la crisis de la familia (en Madrid el 30 % de los hogares tienen un solo miembro), etc.

Pero como dijo Manuel Azaña:   “La libertad no hace felices a los hombres, los hace sencillamente hombres”.

Enrique Gómez Gonzalvo, 1-06-2016 (Referencia 89)

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s