LA ILUSTRACIÓN

LA ILUSTRACION

 

                       

                        La Ilustración ha sido el acontecimiento intelectual más importante surgido en Europa  hasta la aparición del comunismo. Hija del Racionalismo del XVII, es un movimiento filosófico que surgió en el siglo XVIII,  que pretendió terminar con el oscurantismo  de la Edad Media, sustituyendo la religión por la razón. Por ella  se le llamó al XVIII el Siglo de la Razón o el Siglo de las Luces  y con ella comenzó   la Edad Moderna.

 Pero la Ilustración también tiene sus sombras. Es cierto que los clérigos del Medievo fueron sustituidos por los  intelectuales, pero estos  no serían los intérpretes de los dioses sino sus sustitutos. Ellos, como los clérigos, saben  lo que tenemos que hacer,  lo que nos conviene, pensarán por nosotros, educarán a nuestros hijos, organizarán nuestras vidas.

El paradigma de la Ilustración fue Jean Jacobo Rousseau. En el Buen salvaje  nos dirá que el hombre es bueno, pero que lo corrompe la sociedad por lo que combatiendo la ignorancia,  la superstición y la tiranía, mediante la razón y la educación se crearía un hombre nuevo y un mundo feliz.

La nueva moralidad que surgió, se desarrolló sobre la base de la ley natural, influida por la moral estoica de la antigua Roma republicana.

Tras el fracaso de la Ilustración vino la Revolución francesa y las guerras napoleónicas y en el resto de Europa, los grandes reyes de la Ilustración María Teresa de Austria, Carlos III, Catalina la Grande, Federico II de Prusia, fueron seguidos de reyes reaccionarios. En España  la Ilustración de Carlos III sufrió un retroceso con el despotismo de Carlos IV y su valido Godoy, seguido  del rey felón Fernando VII.

Es cierto que  fue un hito en la evolución de pensamiento, pero  el gran error de la Ilustración fue creer en la bondad del hombre. Por eso fracasó.   No pudo a través  de la educación y la razón mejorar el comportamiento del ser humano.

De la Ilustración surgieron dos vías. Una liberal que es  la que cree en los derechos individuales, frente a los colectivos, aunque esto  ya lo había dicho  el médico y filósofo  inglés Locke John,  nacido en 1632, conocido como el padre del liberalismo.

La otra vía fue la de tipo totalitario. Es la que cree que los derechos individuales no existen, lo fundamental son los derechos colectivos, la sociedad, el bien común. El individuo no cuenta, solo vale lo que es bueno para la sociedad, por ello se puede sacrificar una generación si ello es  bueno para la sociedad. Para ello se precisa un estado fuerte, cuyo lema podría ser todo para el Estado, nada fuera del Estado.

 Esta vía nos condujo al socialismo-comunismo y al fascismo-nazismo y los dos proyectos  produjeron  millones de muerto.

          Enrique Gómez Gonzalvo. 26 de Febrero de 2016 (Referencia 88)

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 


Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s