LA PRIMERA REPÚBLICA ESPAÑOLA

primera republica española

 

Proclamada el 11  de Febrero de 1973, en realidad fueron  4 repúblicas diferentes.

La Primera, cuyo  presidente  fue Estanislao Figueras,  fue una república unitaria.  En  un consejo de ministros afirmó  “estoy de todos nosotros hasta los cojones.” Sólo trece días después de haberse formado el nuevo gobierno, que se encontraba bloqueado por las diferencias que existían entre los ministros radicales y los republicanos,    Figueras presentó la dimisión a las Cortes. Era el 24 de Febrero.

El 10 de junio, presa de pánico,  dejó disimuladamente su dimisión en su despacho en la Presidencia, se fue a dar un paseo por el parque del Retiro y, sin decir una palabra a nadie, tomó el primer tren que salió de la estación de Atocha y marchó a Paris.

La Segunda, cuyo presidente fue  Pi y Margall  desde el 11 de julio hasta el 18 de julio de 1873. Aprobó una Constitución de corte  federal y terminó en una república cantonal.

La tercera, el presidente fue  Nicolás Salmerón.   El 12 de Julio de 1873 estalló la llamada Revolución Cantonal de Cartagena, que más  se extendería por Valencia, Alicante y Cádiz.  Cieza declaró la guerra a Murcia y Cartagena a EE UU.

La cuarta en la que el  presidente,  Emilio Castelar excelente orador, era partidario de una república unitaria.

Finalmente, el general Pavía dio un golpe de Estado el 3 de Enero de 1874, nombrando jefe del Estado al General Serrano, ex amante de Isabel II, al que ésta le  llamaba el “General bonito,”. Gobernó  hasta el pronunciamiento de Martínez Campo el 29 de Diciembre de 2874.

Para terminar, un párrafo de un discurso pronunciado en las Cortes  por Don Emilio Castelar, cuya belleza literaria será, quizá, lo más valioso de ese episodio  tan desgraciado y chusco de la historia de España que fue la Primera República.

“Grande es Dios en el Sinaí; el trueno le precede, el rayo le acompaña, la luz le envuelve, la tierra tiembla, los montes se desgajan; pero hay un Dios más grande, más grande todavía, que no es el majestuoso Dios del Sinaí sino el humilde Dios del Calvario, clavado en una cruz, herido, yerto, coronado de espinas, con la hiel en los labios y sin embargo, diciendo: “Padre mío, perdónalos, perdona a mis verdugos, perdona a mis perseguidores, porque no saben lo que se hacen!”. Grande es la religión del poder, pero es más grande la religión del amor; grande es la religión de la justicia implacable, pero es más grande la religión del perdón misericordioso.  Yo, en nombre del Evangelio, vengo aquí a pediros que escribáis en vuestro código fundamental la libertad religiosa, es decir, libertad, fraternidad, igualdad entre todos los hombres.”

La situación actual puede ser peor que la de entonces porque allí  se discutía la forma de Estado: república unitaria, federal, cantonal, dictatorial, pero nadie ponía en duda  a la  nación española, base de cualquier forma de Estado.

 Enrique Gómez Gonzalvo, 22/09/2016 Referencia 70

.


Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s